Como privaticen la Sanidad…

Un chino llevaba varios días rondando por la calle de Urgencias del Hospital Macarena.
Un médico que desayunaba en la cafetería de esa calle, con su bata blanca como todos los que allí van, se había fijado en el chino.
¿Qué hará aquí este hombre tantos días dando vueltas? ¿Estará enfermo?
¿Quizá duda si le atenderán o no?
Sin poder frenar más su ansia de cotilleo, se dirige el médico al chino y le pregunta: “¿Tiene algún problema señor? ¿Acaso está enfermo? ¿Quiere que le examine?”
El chino se vuelve para mirar al médico, y con una sonrisa de oreja a oreja le contesta: “No, no me pasa nada, sólo estoy viendo el local”

Acerca del autor

Enredados

Otras entradas por

Sitio web del autor

22

03 2012

La publicación de comentarios está cerrada.